¿Quien es Javi?

Hijo de jugueteros en el madrileño barrio de Vallecas, padre de tres hijos con 4 años de diferencia entre ellos, corredor y triatleta que pone mas empeño que buenos resultados, Veterinario no llegado a término e Ingeniero Informático especializado en Usabilidad, Interacción y desarrollo Front.

Allá por el año 1985, después de haber corrido mi primera maratón, según estudiaba la carrera de Veterinaria comencé a estudiar Informática. Eso me llevo a poder meterle mano en el año 1987 a los terminales de fósforo verde de los S/38 de IBM. A partir de ahí siempre he estado vinculado a la programación y los sistemas informáticos, pudiendo encontrar huecos para dar algunas conferencias y cursos, cosa que me produce una gran satisfacción al compartir conocimientos con el resto de personas.

Mi acercamiento a los sistemas personales se consolidó cuando estuve trabajando en Meta4, desarrollo VB en red sin contar con los hosts. Al poco de entrar en el siglo XXI, empiezo a trabajar en terra.es, lo que me permite introducirme de lleno en el desarrollo de la web, dejando atrás los sistemas tradicionales.

El desarrollo web de sistemas abiertos te permiten interactuar con el resto del mundo, y su uso te proporciona una información muy importante para la mejora del código.

Ya en Telefónica, en el 2010 formé parte de un equipo interdisplinar de Experiencia de Usuario, en donde enfrentábamos las ideas de diseñadores, sociólogos, informáticos, todo para conseguir que el cliente y el usuario se sintiese cómodo contratando, consultando o disfrutando de los servicios que tenía contratado. En la actualidad tengo la suerte de formar parte de uno de los proyectos mas importantes de Telefónica, en donde con un equipo de 30 personas creamos todos los interfaces (ya vamos por 1.968 pantallas) necesarias para la operativa de la empresa y los clientes.

En combinación a todos esto, nunca he dejado de hacer deporte, tanto solo, o compartiéndolo con amigos y familia, y aprovechando que formo parte de Telefónica, poder competir a favor de la fundación Profuturo, dedicada a la educación infantil en los lugares menos favorecidos.